Seleccionar página
Facebook

NO TEMAS AL DUELO 

-Julia Samuel 

 

“Hay personas que están en duelo por la versión de sí mismas que eran antes de vivir la pérdida. Y aunque quizá nunca vuelvan a ser las mismas, pueden dirigirse con éxito hacia otra versión de ellas”

 

Si hay algo que existe en común en todas las personas en el mundo, es que tenemos un historial de pérdidas, todos hemos perdido algo o alguien que amamos, y, paradójicamente, el tema de la muerte sigue siendo uno de los más difíciles de tocar, un tabú, algo que la gran mayoría decide ignorar, y por lo tanto, cuando sucede lo inevitable y muere alguien a quien amamos o alguien que conocemos atraviesa una pérdida, no sabemos qué hacer, qué decir, como ayudar o acompañar.

En este libro la psicoterapeuta Julia Samuel, quien lleva los últimos 25 años de su vida atendiendo a dolientes, escribe este libro en el que habla de su experiencia con sus pacientes, lo que ha aprendido acompañándolos en su proceso de duelo y escribiendo reflexiones sobre ellos.

Empieza explicando de manera concisa y clara qué es el duelo, la importancia de respetar y entender este proceso y sobretodo reconocerlo como necesario, porque a lo que normalmente recurrimos es a ignorar lo que sentimos y querer aparentar que todo está perfectamente por diversas razones (desde no querer ponernos en contacto con nuestro dolor hasta no desear expresarlo pensando que nos convertimos en una “carga incómoda” para el otro o porque tenemos la presión social de que debemos “ser fuertes” para los demás)  cuando la realidad es que todos necesitamos ayuda en algún punto, ya que es un proceso que, de una forma u otra y en distintos niveles, cambia nuestra vida para siempre.

El libro está dividido en segmentos de acuerdo a las diferentes pérdidas:

-Cuando muere una pareja

-Cuando muere un padre

-Cuando muere un hermano

-Cuando muere un hijo

-Cuando nos enfrentamos a nuestra propia muerte (ocasionada por la pérdida de la salud, padeciendo una enfermedad que nos lleva al final de la vida).

“Reprimir el dolor puede conducir a la depresión”

 

Y cada segmento tiene testimonios de sus pacientes, como fue su experiencia como psicóloga atendiéndolos y detectando sus necesidades, mostrando que cuando vivimos una pérdida importante nuestras mas grandes debilidades y heridas del pasado, incluso de la infancia, empiezan a ser más evidentes y a entorpecer mas nuestra vida, pidiendo a gritos ser sanados, también al hablar de sus pacientes explica como fue la evolución de estos, y cuáles fueron las razones y el trabajo interno que hicieron para poder salir adelante, la autora sugiere que se lean todos los segmentos aunque no estemos viviendo un duelo directamente relacionado con  otro punto (por ejemplo, si tu lees este libro porque perdiste a tu padre, leas también el segmento de “Cuando muere un hijo”) porque la autora sostiene que aunque las pérdidas son diferentes entre sí, podemos identificarnos con el sentir y pensar de alguien que vive un duelo distinto al nuestro y podemos descubrir, al conocer las experiencias de otros, puntos ocultos en nosotros mismos.

Explica que todas las emociones complejas y difíciles de manejar que vivimos en un duelo, tales como la tristeza, la desesperanza, la inseguridad, el enojo, el resentimiento, la culpa  y la aparición progresiva de numerosas preguntas sin respuesta  son procesos normales que tenemos que vivir y de los que necesitamos aprender para reajustarnos a nuestra nueva vida sin la persona que ya no está.

Toca también  temas de  la salud muy interesantes, como que una persona que está en duelo es mucho más propensa a sufrir un infarto en ese proceso que una persona que no está viviendo un duelo, habla también de que quienes quieren evitar sentir su dolor se refugian en el alcohol en realidad solo están haciendo su problema más grande porque el alcohol en sí es un depresivo y cómo este y otros elementos tienen sus repercusiones en el cerebro, y por consecuencia, en nuestra calidad de vida y percepción de ésta.

Al terminar cada segmento, hay un espacio de reflexiones y en las que ella saca las conclusiones de los casos de los que escribió y de alguna manera los enlaza.

Contiene también consejos muy útiles sobre cómo manejar el duelo de los niños y cómo podemos darles la mala noticia de que murió un ser querido, lo que debemos explicarlos cuando los llevamos al funeral al despedirlo y cómo podemos escuchar e impulsar que los pequeños expresen de distintas formas sus sentimientos.

En general, la lectura de este libro me pareció muy agradable, su lenguaje es ameno y sencillo, por lo que en mi opinión hasta los adolescentes pueden leerlo,  dice las cosas directamente sin ser demasiado agresiva y, de alguna manera, te ayuda a encontrar tu propio camino para empezar a poner en orden todo lo que sientes.

Me gustó mucho que la autora pone el acento en seguir relacionándonos con la persona que murió, claro que esa relación es radicalmente distinta pero habla de lo sanador que es hablar o escribirle a la persona que ya murió, contarle como nos sentimos, cuando la extrañamos. Esto  rompe el paradigma que nos han hecho creer en la sociedad de que “superar el duelo” quiere decir olvidar a la persona que murió y sacarla completamente de tu vida, cuando en realidad está persona formó parte de ti y lo seguirá siendo  Lo recomiendo ampliamente

Es un libro que necesitas si estás viviendo una pérdida por la muerte de alguien a quien amas y quieres entender e intentar poner orden a la tormenta de emociones y pensamientos que seguramente estás viviendo. También es muy útil en el caso de que alguien importante para ti acaba de perder a alguien y no sabes cómo ayudar, qué decir y curiosamente en no pocas ocasiones, los detalles y gestos más sencillos son los que mejor efecto tienen, también aprenderás a reconocer cuando el doliente necesita que estés ahí o si por otro lado necesitan su espacio para asimilar todo o para ponerse en contacto con su dolor.

Es un libro que, por muchas razones, no puede faltar en tu biblioteca 😉

“En el duelo no existe lo correcto o incorrecto: necesitamos aceptar la forma que el duelo tome, tanto en nosotros como en los demás y encontrar las fuerzas para vivir con esa aceptación”

¡Consíguelo en Bookworm Los Cabos! 🙂

 

 

 

0 comentarios

Facebook