ESPÉRAME EN LA ÚLTIMA PÁGINA 

-Sofía Rhei 

 

“¿Existe algo que pueda llegar más adentro, calar más profundamente en el alma que un libro?”

 

Sinopsis del libro:

Todos nos hemos enamorado alguna vez de la persona equivocada. Silvia también. Ella descubrió que, a veces, un libro puede ser la mejor medicina.

Silvia está a punto de cumplir cuarenta años y vive en París. Es la amante de Alain, un hombre casado que cada noche le explica la misma historia para retenerla; ella, a pesar de saber que ese cuento no es cierto, cae una y otra vez en la tentación de creerle.

Su mejor amiga la convence para que visite a un entusiasta y enigmático consejero capaz de curar a través de la literatura. Gracias a autores como Oscar Wilde, Italo Calvino, Gustave Flaubert, Terry Pratchett o Mary Shelley, Silvia aprenderá valiosas lecciones, que de poco le servirán cuando Alain reaparezca y disuelva lo que ella había construido: “Me equivoqué. Te necesito, no sabes cuánto”. Y Silvia se volverá a sentir atraída como la abeja a la flor.

¿Tiene la literatura la capacidad de curar? Esta novela nos nuestra que estar con la persona inadecuada puede convertirnos en inadecuados y que la vida siempre nos presenta una segunda oportunidad, solo hay que encontrar el libro apropiado, éste podría ser el tuyo.

 

Mi reseña 🙂 

 

¿Qué tal esa sinopsis? A mí me pareció de lo más estimulante, y aunque nunca antes había leído nada de la autora, despertó la más alta de mis expectativas (las cuales suelo evitar, para ahorrarme decepciones) pero debo decir que las superó. Sí, y con creces. Por lo que me pareció el libro perfecto para iniciar con nuestro especial de febrero de libros relacionados con el amor en el blog 🙂

Este libro nos cuenta la historia de Silvia, una mujer española, ingenua (que me desquició más de una vez), pero muy inteligente que se dedica a la ciencia y radica en París, no pudo resistirse a los encantos de Alain, un sujeto francés, casado, que por supuesto todo el tiempo le promete que dejará a su mujer para quedarse con ella.

Silvia no podía evitar querer creer en las promesas vacías de él, preguntándose porque le había entregado tanto poder sobre sí misma a un hombre que, evidentemente, no lo merecía.

Su amiga conoce su tormentosa historia y en un intento por ayudarla, le comparte una tarjeta para contactar a un terapeuta que trabaja de una manera muy particular, curando a través de la lectura. Silvia se resiste en un principio a la idea porque “no cree” en los terapeutas pero su método de trabajo le pareció atractivo porque una de las grandes pasiones de Silvia son los libros, por lo que se animó más por curiosidad que por pensar que realmente podía serle de utilidad.

Al acudir al lugar donde el terapeuta ofrece consulta, se da cuenta de que el sitio es una biblioteca hermosa con libros antiguos, es acogedor, bonito. El terapeuta es un hombre bastante singular, alegre, le habla con tanta  familiaridad y confianza que siente que realmente lo conoce de otra parte, incluso su rostro le parece vagamente conocido pero no da con una respuesta… El terapeuta rompe el hielo fácilmente y la hace sentir cómoda,  Silvia puede notar que es un hombre muy sensible, capaz de observar con nitidez más allá de la superficie, escudriñar los pequeños detalles dándoles un significado importante, profundo, intenso.

En fin, ella le cuenta brevemente su situación con Alain y el terapeuta parece entenderla rápidamente, él le presta u obsequia libros para que ella los lea entre una consulta y otra y de esta manera, Silvia da con las respuestas que necesita en ese momento. Original, ¿Cierto? 🙂

En este proceso, el terapeuta orienta a Silvia a dar con sus propias respuestas transitando caminos dolorosos, reconociendo verdades que ella ha querido ignorar a lo largo del tiempo, sin embargo él tiene la sabiduría, la paciencia y esa mirada de afecto que la hace sentir realmente acompañada y menos culpable por haber decidido estar ciega durante tanto tiempo (vas a desear tener un terapeuta así) 😉 

Más adelante, se da cuenta de que bueno, sí que lo conocía. Y él la conocía a ella más de lo que hubiera imaginado, porque Silvia ha sido acompañada por esta persona tan especial durante numerosas ocasiones, a lo largo de los años, comprendiéndola mejor que nadie…

Pienso que es una lectura con la cualquiera se puede identificar, aunque sea un poco, con Silvia, porque te hace pensar en esas veces en que has estado con una persona que en el fondo sabes que no te quiere, que no te conviene y que aún así decides permanecer ahí. Y que el verdadero problema no es la persona en cuestión, sino qué es lo que hay detrás de tu insistencia en mantener una relación así, de cómo llegar a tus propias conclusiones es un proceso largo y a veces doloroso, pero que cuando eres valiente y decides hacerles frente, te sientes liberado y puedes tomar decisiones más inteligentes y pertinentes, para elegir mantener una relación sana y feliz (con alguien más o contigo mismo).

En este blog es bien sabido que aquí amamos los libros que hablan de libros, y éste es increíble porque habla de curar a través de ellos. Seguramente alguna vez has leído uno que te hace pensar que llegó en el momento indicado, para decirte lo que necesitabas saber en ese momento. A veces leer es sanar ♥

 Me envolvió desde la primera página, me gustó mucho su manera de hablar de autores de clásicos como si estuvieran vivos (porque de alguna manera lo están) y tuvo un final completamente inesperado, bonito y con un toque de fantasía que simplemente me encantó, léelo, no podrás evitar terminar la última página con una sonrisa 🙂

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Por eso necesitamos los libros. ¿Piensas que tendría sentido venerar de esa manera simples historias hechas para entretener? Si esos relatos no tuvieran el poder de guardar y transmitir una parte del alma de quien le dio forma, no nos acordaríamos de ellas. Pueden transmitirnos su lado más luminoso o contagiarnos sus temores”

 

 

0 comentarios

Compartir