YO MISMA 

-Ángeles Mastretta 

 

«A muchos al felicidad los empalaga. Y por eso se van. Allá ellos». 

 

Alguna vez leí que los libros constituyen un refugio para todas las desgracias de la vida, y esta idea permanecía insistente en mi mente mientras leía éste libro. 

«Yo misma» es una antología que podría definir, en mis palabras, como una recopilación de garabatos (así les llamaba Galeano) de notas sueltas, de pensamientos, de intentos en poner por escrito emociones complejas y ambivalentes, de dejar plasmados los recuerdos acumulados a lo largo de los años. 

 

En él, la autora habla vagamente de la historia de sus padres, de sus sueños, de la nostalgia de ver a los hijos volar, la juventud, el oficio de la escritura, la sociedad, el amor, que pueden parecer sencillos y cotidianos, ella ve más allá de la superficie arrancando el lado poético y profundo de la belleza diaria a la que estamos acostumbrados. 

Mis textos favoritos fueron, por supuesto, en los que hablan de los libros, las bibliotecas… son tan hermosos que los leí decenas de veces, y podría releerlos decenas de veces más. 

Lo sentí como un libro muy personal, reconfortante y en la que la autora fue capaz de transportarte a su pasado, a su historia, a sus sueños, a sus reflexiones y sentimientos de gratitud, con la familiar sensación de estarla escuchando, como si estuvieras tomando un café con ella mientras la escuchas pensar en voz alta, verbalizando esos pensamientos dispersos que van tomando forma armoniosa y elocuentemente. 

 

Lo disfruté muchísimo, me despertaba la sonrisa natural de quien se siente acompañado de unas profundas y sosegantes letras. 

 

¿No me crees? Léelo y después me cuentas 🙂 

 

 

¡Consìguelo en Bookworm Los Cabos!

 

«La escritura y la felicidad me fueron enseñadas como una misma cosa. No tengo cómo pagar semejante herencia. Como una misma cosa aprendí las palabras y la fiesta, la conversación y la leyenda, el juego y la sintaxis, la voluntad y la fantasía. Como una misma cosa miro mi historia y la del mundo en que crecí y al que vuelvo sin tregua lo mismo que quien vuelve por agua» 

 

 

 

0 comentarios

Compartir