Facebook

 

TIERRA DE LOS HOMBRES 

-Antoine de Saint- Exúpery 

 

«La tierra nos enseña más sobre nosotros mismos que todos los libros. Porque ella se nos resiste» 

 

Sinopsis del libro: 

El 30 de diciembre de 1935, el avión pilotado por Antoine de Saint-Exúpery y su amigo André Prévot, que había despegado de Nueva York rumbo a Tierra de Fuego con exceso de combustible, se estrella en el desierto del Sahara. Tras cinco días de coma y mientras convalece del terrible accidente, Saint.Exúpery escribe Tierra de los hombres con las perspectiva de quien contempla el mundo desde la soledad de una cabina de avión. 

Escribe con la nostalgia de una infancia feliz y perdida, escribe para evocar el duro aprendizaje del oficio de aviador, homenajear a los compañeros Mermoz y Guillaumet, mostrar la Tierra a vista de pájaro, revivir el accidente sufrido junto a Prèvot o revelar los secretos del desierto. Pero lo que de verdad aspira a decirnos es que vivir es aventurarse a buscar el misterio oculto tras la superficie de las cosas; la posibilidad de encontrar la verdad dentro de uno mismo y la urgencia de aprender a amar, único modo de sobrevivir a este universo deshumanizado. Tierra de los hombres se publicó en febrero de 1939 y en otoño de ese mismo año fue galardonado con el Gran Premio de la Academia Francesa y con el National Book Award en Estados Unidos. 

«La historia del príncipe que se aburre en su planeta y decide recorrer el universo para sacudirse su aristocrático tedio se le ocurrió a Saint-Exúpery cuando su avión chocó con la cumbre de una meseta en el desierto de Libia. No era el primer percance de su ya atribulada vida de piloto, pero sí uno de los que más materia literaria iba a brindarle, y tal vez dotó al piloto accidentado de los rasgos del pequeño príncipe que iba a arrobar a tantos muchachos en los cinco continentes. Pero la gran obra de Saint.- Exúpery es tierra de hombres. En ella no solo recoge lo más espectacular de sus vivencias como piloto, sino también lo mejor de su estilo, poético y lúcido». -Juan Bonilla 

 

Mi reseña 🙂 

Según la crítica (y lo que reza en la portada de este ejemplar) «Tierra de hombres» es la mejor obra de Antoine. El Principito es uno de mis libros favoritos y en mi opinión, difícilmente superable, por lo que o esa me parecía una afirmación muy ambiciosa y no podía imaginar cómo era el libro para que alguien se tomara el atrevimiento de escribir algo como eso, pensé que o podía encontrar una obra absolutamente genial o una gran decepción. Quizá por eso me resistí tanto a leerlo. 

El inminente y expectante resultado fue… que colmó mis expectativas como no imaginaba que podía llegar a hacerlo. 

Al principio creí que me encontraría con una novela, algo extraído de su destacada imaginación, pero, en vez de eso, me adentré en las memorias de Antoine, en una especie de diario poético, en el que registraba sus reflexiones, sus experiencias en el cielo, en la tierra, con los aviones y sus compañeros. 

Este autor tiene una capacidad y una sensibilidad para arrancarle el alma a las palabras, al día a día, a lo cotidiano. Mientras leía, tenía la sensación de ver el mundo de aquel tiempo a través de los penetrantes ojos de Antoine era toda una experiencia. 

Describe la sensación de estar en el avión sobrevolando el cielo con tal detalle que casi podía sentir esa brisa de la que el habla en mis tostro, contemplando la puesta de sol, el enigmático y hermoso desierto del que Antoine desentrañaba sus secretos más profundos. 

Este libro fue escribo aproximadamente 5 años antes que «El Principito», pero es inevitable detectar a este personaje, asomándose tímidamente entre las letras de Antoine, la esencia de éste empezaba a brotar a través de estas páginas. 

Antoine escribe aquí sobre los temas mas diversos: la amistad, el compañerismo, el honor, la solidaridad, el sentido de la vida, el vuelo, el desierto, al vida, su propia filosofía tan profunda que te descoloca y te empuja sutilmente a cuestionarte tantas cosas ya mirar a tu alrededor, a no volver a ver lo aparentemente simple del mismo modo… y todo con tal elocuencia y belleza, que inevitablemente fue haciéndose lugar en mis lista de libros favoritos, es de esos títulos que no quería que terminara, y que, al alcanzar la última página, sentí como si hubiera perdido un amigo (hay un escritor que dice que esa sensación es la que te hace identificar los buenos libros). 

Sí, tienes que leer este libro. Todo el mundo debería hacerlo.Es hermoso.

No te arrepentirás. Palabra de lectora ♥

 

Consíguelo en Bookworm Los Cabos 

 

«Quizá la grandeza de un oficio consista, más que nada, en unir a los hombres. Solo existe un lujo verdadero, y es el de las relaciones humanas» 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Facebook