MARTES CON MI VIEJO PROFESOR

MARTES CON MI VIEJO PROFESOR

 

MARTES CON MI VIEJO PROFESOR

-Mitch Albom

 

“A veces no eres capaz de creerte lo que ves, tienes que creer en lo que sientes. Y si quieres que los demás lleguen a confiar en ti, también tú debes de sentir que puedes confiar en ellos, aunque estés a oscuras. Aunque te estés cayendo”

 

Sinopsis del libro:

Con más de 15 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, éste es uno de aquellos libros que calan profundamente en la conciencia del lector.

En la primavera de 1995, el azar se encargo de reunir de nuevo a Mitch Albom, autor de ese libro, con Morrie Schwartz, quien había sido su maestro preferido en la universidad y que padece una enfermedad terminal. He aquí el testimonio de esta entrañable relación y de las lecciones de esperanza, amor y solidaridad que Morrie le transmitió en el ocaso de su vida. Una crónica sensible y emotiva basada en hechos reales y en la cual se traza el perfil de un hombre excepcional. Esta nueva edición de la obra –la cual se ha convertido también en español en un verdadero suceso editorial- trae nuevamente hasta nosotros este conmovedor drama que nos invita a apreciar la vida y a reconocer las cosas verdaderamente valiosas que ésta nos ofrece.

 

Mi reseña 🙂 

 

Me emociona mucho escribir sobre este libro porque es de los que más disfruté durante la cuarentena. Bueno, en general de los mejores del año. Me encantan los libros conmovedores que son capaces de tocar y remover las venas más sensibles de tus entrañas ♥

“Martes con mi viejo profesor” es una novela biográfica, en la que cuenta la historia de  Morrie Schwartz, sociólogo, quién en sus últimos meses de vida compartió con Mitch valiosas lecciones de vida.

Morrie y Mitch habían perdido contacto desde la graduación de Universidad de Mitch, y aunque este había prometido seguir frecuentando a su profesor, fue algo que ya no pasó. Hasta que muchos años después, Mitch ya era un adulto con una carrera exitosa y prometedora pero aún así no era feliz. En uno de sus numerosos viajes de trabajo, vio en un programa de televisión el testimonio de Morrie en que el se enteró de que su profesor había contraído una extraña e incurable enfermedad, así que, más de 20 años después de haberse visto por última vez, decidió visitarlo.

En muchos aspectos, Morrie era tal como lo recordaba: con una mirada bondadosa, una habilidad para escuchar muy singular y la capacidad de ver más allá de la superficie para apreciar los grandes placeres de los detalles simples y muchas veces desapercibidos de la vida. Aunque estas cualidades se mantenían intactas, era evidente el deterioro que iba sufriendo el cuerpo de Morrie, que ya se encontraba cerca del final de la vida.  

Así, empezaron a reunirse los martes para platicar, compartir sus inquietudes, el miedo a la muerte, el valor de cuidar a la familia, el significado de la confianza, lo importante que es permitirnos vivir y expresar nuestras emociones,  y profundas enseñanzas compartidas de manera sencilla y amena, con las que no podía evitar cuestionarme a mi misma y explorar mis propios principios, ideas y mi manera de desenvolverme por la vida.

Al final del libro, el autor explica que una de las razones por las que decidió publicar este libro fue para apoyar a Morrie con los fuertes gastos que conllevaba los cuidados que requerían su extraña enfermedad y me pareció bonito el que se dedicara a trabajar en un proyecto como este para apoyar a alguien a quien había aportado tanto a su vida, además de que creo que el tenía claro que las palabras y la esencia de Morrie merecían ser escuchadas y conocidas por muchas personas a las que, igual que a él, también les ayudaría y les tocaría el corazón.

 

Quiero pensar que todos hemos tenido la suerte de mantener en nuestro recuerdo a un Morrie, un profesor distinto a todos los demás que nos fueron asignados a lo largo de nuestra vida, alguien que hizo una diferencia en nuestras vidas, alguien que realmente nos quiso y a quien nosotros verdaderamente quisimos. Alguien a quien recordamos con cariño.  

Disfruté mucho leer “Martes con mi viejo profesor” porque es un libro nostálgico, bonito, que te descoloca y te hace replantearte las prioridades en tu vida, porque una persona tan culta y tan preparada académicamente como Morrie, reconocía que lo más valioso de la vida está en las cosas simples, en amar, en confiar en la vida y proteger a los tuyos.

Hay libros como éste acerca de los que yo podría hablar y hablar y hablar (o escribir, escribir, escribir) sin detenerme, así que sencillamente voy a decir que entiendo porqué es su libro más famoso y creo firmemente en que, si te das la oportunidad de conocer a Morrie Schwartz  a través de las letras de Mitch, no te arrepentirás y querrás volver a él cuando necesites escuchar una enseñanza valiosa.

 

Consíguelo en Bookworm los Cabos

 

“Un día te voy a enseñar que no importa llorar”

 

EL EFECTO DE MI DEFECTO

EL EFECTO DE MI DEFECTO

 

EL EFECTO DE MI DEFECTO

-Gale & Alba

 

“Hay que abrazar lo que nos hace diferentes y ser muy felices por ello”

 

Sinopsis del libro:

Como si fueran de ciencia ficción, las personas de este libro son importantes por algo que aparentemente es su defecto.

Pero esto no es un cómic, es la vida real. Descubre cómo encontraron su pasión y su gran talento a través del tiempo a través, de mucho dolor.

Así son las grandes historias que te esperan, porque los grandes personajes, ¡Nunca son perfectos!

 

Mi reseña  🙂 

 

Este pequeño e inspirador libro nos habla de los obstáculos que han sobrellevado y superado personas reconocidas de distintas partes del mundo, como artistas, deportistas, modelos, directores de cine, activistas y de cómo, antes de llegar hasta donde están, fueron personas como nosotros que no se salvaron de algo que seguramente todos hemos vivido: el bullying.

Así que aquí conoceremos las historias de estos personajes que convirtieron su defecto en una de sus grandes fortalezas, y de cómo decidieron que esas singularidades eran parte de su encanto para explotar al máximo su potencial, resistiendo a la presión social de modificarlos para hacerles encajar en un molde definido y aceptable para los demás.

A muchos de estos personajes ya los conoces, como Tom Holland, que se dedicaba al ballet profesional y lo molestaban por eso, o a Taylor Swift, que nunca fue la chica más popular y la hacían a un lado, aunque ella decidió convertir su dolor en música. Otras historias serán verdaderos descubrimientos, como para mí lo fue leer que a Guillermo del Toro lo exorcizaron dos veces por sus gustos excéntricos y las inclinaciones poco convencionales que mostraba hacia los monstruos.

Éstas son las personas sobre las que habla el libro:

Freddie Mercury- Kate Middleton- Rowan Atkinson- Tyra Banks- Tony Hawk- Bera Ivanishvili- Khoudia Diop- Elon Musk- Andy Ruíz- Tom Holland- Sir Ranulph Fiennes- Guillermo del Toro- Jillian Michaels- Thomas Ford- Sergey Brin- Taylor Swift- Sadio Mane- Stefanie Germanotta- José Altuve- Greta Thunberg

Muchas de estas personas han buscado inspirar a los demás y aprovechando sus recursos económicos o su voz que resuena por todas partes para ayudar a quienes más lo necesitan y luchan para que las personas se acepten a sí mismas tal y como son.

Me gustó mucho que busca crear consciencia en los niños de que las palabras hirientes pueden lastimar a los demás y que por eso debemos ser muy cuidadosos con lo que decimos. Sin embargo, las palabras amables pueden hacer sentir bien a alguien y podemos lograr mucho más que una sonrisa del otro. Solo tenemos que elegir hacia dónde vamos a dirigir el poder de nuestras palabras 🙂 

También me pareció un acierto que la lectura tenga la intención de hacer reflexionar a los niños sobre el papel que han llegado a tener en el acoso escolar (acosador, acosado o espectador) y que tengan la certeza de que sea cual sea su posición, siempre pueden hacer algo al respecto para que éste problema remita, lo que también les lleva a generar empatía hacia las personas que los rodean.

En la escuela te pueden molestar por cualquier cosa, como por tener dientes grandes (como a Freddie Mercury), por tartamudear (como a Rowan Atkison), por tener un trastorno que te hace diferente (como a Greta Thunberg), por tu color de piel, por tu estatura, por tus hobbies o gustos excéntricos (como a Guillermo del Toro) y hasta por ser demasiado simpática, como le pasó a Kate Middleton. En mi caso una de las numerosas causas por las que me molestaban fue por mi abundante cabello rizado, que, curiosamente, ahora es uno de los rasgos físicos que más me caracterizan y por la que muchas personas me elogian. Qué ironía, ¿no? ¿Cuáles fueron las absurdas razones por las que te molestaban a ti? Platícame en los comentarios 🙂 

 

“Hay quienes al parecer no saben distinguir entre la realidad y la ficción, que creen que todo es posible”

 

 

 

LOS PASATIEMPOS DE LA REINA QUE BUSCABA CATARINAS

LOS PASATIEMPOS DE LA REINA QUE BUSCABA CATARINAS

 

 

LOS PASATIEMPOS DE LA REINA QUE BUSCABA CATARINAS

-Jean-Baptiste Andrea

 

“Ella entró, se coló entre mis grandes barreras de miedo y se sentó a mi lado”

 

Sinopsis del libro

Shell no es un niño como los demás. Sin amigos y sin la posibilidad de asistir a la única escuela del pequeño pueblo donde vive, tiene que cargar con el estigma, el acoso y el miedo y que su condición despierta: su cerebro no se desarrolló con normalidad.

Tras provocar un incendio en la estación de gasolina de su familia, Shell escapa de sus padres, quienes, incapaces de cuidarlo, deciden internarlo en un psiquiátrico. Él piensa que ir a la guerra es la única forma de demostrarles que ya no es un niño que puede cuidarse solo. Sin embargo, cuando huye de su casa no encuentra batallas ni ejércitos, en un su lugar conoce a una misteriosa niña, Viviane, quien inicia un perverso juego donde ella es un reina y él debe cumplir sus deseos, sin importar cuán imposibles sean.

A través de la voz y el pensamiento de un niño considerado “diferente”, Jean-Baptiste Andrea celebra la infancia, pero también la crueldad que puede nacer de los juegos más inocentes, Ganadora del Prix Femina des Lycéens 2017 y nominada al Grand Prix du Roman de la Academia Francesa, esta conmovedora novela es una oda a la singularidad, la libertad y la imaginación.

“El estilo, el tono, la música… Desde las primeras páginas sentimos que el objetivo se alcanzó: Los pasatiempos de la reina que buscaba catarinas es un paréntesis encantado, uno de esas novelas de aprendizaje que encantan al niño que los adultos llevamos dentro”. –L’Express.

 

Mi reseña 🙂 

 

“Los pasatiempos de la reina que buscaba catarinas” es una novela breve (de solo 177 páginas) escrita en primera persona por Shell, un niño que tiene 12 años y un cerebro que no se desarrolló con normalidad.

Shell es un niño incomprendido, sus padres no entienden muy bien la condición de la anormalidad de su cerebro, le tienen muy poca paciencia, lo maltratan, no le muestran afecto y en general no le tienen mucho cuidado. Shell acudió un breve periodo a la escuela de su pueblo, el único lugar en el que tenía interacción con otros niños (porque su vivienda está muy aislada de las colonias) pero sus profesores empezaron a detectar que era distinto y requería educación especial en otra institución a la que quisieron canalizarlo pero sus padres declinaron esta opción ya que era muy costosa y ellos no podían cubrir un gasto como ese, así que Shell permanecía en su casa todo el día todos los días y aunque el tenía deseo de ayudar y aprender  a trabajar en la gasolinera, nunca le daban oportunidad porque era un poco torpe y tenía accidentes constantemente.

Un día tuvo una pequeña contingencia con unos cerillos que comenzó un incendio (situación delicada tomando en cuenta que está la gasolinera), su papá lo golpeó y les escuchó hablar con la hermana mayor de Shell para decirle que ya no podían con él y que lo mejor era internarlo en un hospital psiquiátrico. Así que el niño  tomó la decisión de irse de su casa y mostrar a sus papás y al mundo que el podía cuidarse solo y que no necesitaba de nadie. La cuestión era, ¿a dónde?

Él había visto en la televisión que los hombres que van a la guerra son reconocidos con medallas y por toda la gente, y pensaba que convertirse en soldado era lo que necesitaba para demostrar que ya no era un niño. Así que por la noche tomó algunas cosas que le parecían lo más indispensable y se salió por la ventana a buscar una guerra que sabía que estaba lejos pero no exactamente en dónde, la encontraría y se uniría a ella.

Caminó tan lejos como no había llegado antes y se quedó dormido. Al día siguiente siente la mirada de una enigmática niña que lo escruta con detenimiento. Viviane, una niña misteriosa que parece saberlo todo y decide convertirse en su reina, para que él haga absolutamente todo lo que ella desee, sin dudar, y sin importar lo que sea…

Me pareció muy atractiva la manera en la que está escrita la novela, nunca había leído una historia narrada en primera persona por un personaje como ese: un niño de 12 años con un retraso mental, inocente pero noble, que imagina que lo peor que le puedes hacer a una mujer es asomarte debajo de su falda, que considera que el mundo es mucho más reducido de lo que en realidad es, y que no entiende cómo funciona el tiempo y por eso tampoco le importa demasiado.

Tampoco conocía al autor, un francés que es guionista y director de cine. Me parece interesante descubrir libros de personas que se dedican a estas profesiones porque creo que ven las cosas desde una perspectiva distinta, con un lente único.

El final me dejó patinando, pero no daré detalles porque te dejaré que lo descubras por ti mismo J , si tienes ganas de una historia diferente, esta novela es para ti.

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Pensamos que valía más la pena estar juntos estando solos. No lo dijimos con palabras, solo sucedió”

PERSONA NORMAL

PERSONA NORMAL

 

PERSONA NORMAL

-Benito Taibo

 

«El libro es jardín que se puede llevar en el bolsillo, nave espacial que viaja en la mochila, arma para enfrentar las mejores batallas y afrontar a los peores enemigos, semilla de libertad, pañuelo para las lágrimas”

 

Sinopsis del libro

Tenía un par de padres divertidos y jóvenes, llenos de sueños y de planes. Pero a mis doce años, cinco meses, tres días y dos horas y cuarto, aproximadamente, me quedé sin ellos…

Desde que el tío Paco se hizo cargo de él, Sebastián ha vivido aventuras increíbles: tuvo un encuentro inesperado con un enorme felino, conoció a uno de los últimos vampiros que viven en el DF, frente a su casa vio a un mítico personaje saltar de la góndola en la que viajaba, para rescatar a una joven de una inundación, consiguió un mapa estelar para un pobre extraterrestre perdido en la tierra, sobrevivió el embate de un enorme monstruo marino, peleó al lado de los sioux para defender su territorio de los colonizadores… ¿Qué pasa con Sebastián? ¿Acaso no es una “persona normal”?

 

Mi reseña 🙂

 

Yo había escuchado tantas críticas positivas sobre éste libro (que es el fav de muchos lectores que conozco) y leído frases extraídas de éste que me encantaban en redes sociales, que cuando llegó a mis manos no pude evitar empezarlo con la más alta de las expectativas, y fue una tan agradable sorpresa que aún así el libro se las arreglara para superarlas.

Esta novela juvenil está protagonizada por Sebastián, un niño de 12 años (la historia transcurre desde aquí hasta su vida adulta), que pierde a sus padres en un accidente automovilístico  y se queda al cuidado de su tío Paco, un sujeto muy particular, alivianado y relajado pero que observa el mundo de una manera muy aguda y penetrante. Creo que fue mi personaje favorito, ojalá todos pudiéramos tener un tío Paco en nuestras vidas.

Las vidas de nuestros protagonistas se entretejen y acoplan con armonía, comparten su amor por los libros, por la aventura, por conocer y aprender, ir más allá de lo superficial y desentrañar los misterios de la vida y de los libros, su imaginación es muy activa y constantemente estimulada por las lecturas que devoran y aman inevitablemente.

Es un libro dividido en muchos capítulos cortos lo que hace amena su lectura (muy recomendado para un lector principiante que quiere empezar a adoptar el hábito)  en la que los protagonistas también son las grandes historias de la literatura universal, que de alguna manera el escritor combinó con la realidad de Paco y Sebastián, convirtiéndola en una sola, una mezcla homogénea llena de grandes y valiosas lecciones.

Una de las cosas que más más disfruté, fue la manera en la que aborda el tema de los libros, cómo son nuestro refugio, nuestro espejo, el lugar que nos confronta y el que muchas veces nos entiende, nos acoge, que nos hace suyos y que nosotros hacemos nuestro. También disfruté mucho el modo en el que profundiza en situaciones que parecen triviales y que deja pensando largamente, sin que puedas evitar cuestionarte a ti mismo cada uno de sus puntos.

Pienso que un libro como este debería ser básico en etapas académicas de secundaria y preparatoria, porque es una gran opción para despertar la curiosidad por la literatura clásica (esa a la que a veces es tan difícil convencerlos de que se acerquen los más jóvenes), es entretenido, tiene aventura y aborda temas como los valores, lo importante de la vida, lo importante de cuidar los vínculos con quienes amamos, la empatía… Que además, en ningún momento se siente como un sermón tedioso. En fin, este libro es un acierto por donde lo quieras ver.

Ya sé que escribí que lo sugiero para quienes apenas empiezan a disfrutar los libros, aunque también estoy segura de que  también los lectores más experimentados lo disfrutarán.

Ligero y paradójicamente profundo, bonito, triste… ¡Maravilloso, debes leerlo!

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Si algo he aprendido es que la literatura es un tesoro y hay que compartirlo. No tiene ningún sentido que los libros se empolven, se hagan viejos en un estante, sin que nadie los lea, los cuide, los quiera”

 

 

EL HOMBRE DE TIZA

EL HOMBRE DE TIZA

 

EL HOMBRE DE TIZA

C.J. TUDOR

 

“Creemos que queremos respuestas. Pero lo que queremos en realidad son las respuestas correctas. Así es la naturaleza humana. Hacemos preguntas que nos conduzcan a la verdad que queremos oír”

 

Sinopsis del libro:

Hay juegos que solo tienen un final posible.

Todo comenzó el día del terrible accidente, durante la feria cuando Eddie, de doce años, conoció al Hombre de Tiza. Fue el Hombre de Tiza quien le dio la idea de los dibujos, una manera de intercambiar mensajes secretos entre su grupo de amigos. Fue divertido hasta que los dibujos condujeron al cuerpo sin vida de una niña.

Sucedió hace treinta años y Ed creía que todo había quedado olvidado. Sin embargo, un día recibe una carta que contiene solo dos cosas: una tiza y el dibujo de un muñeco. La historia se repite y Ed se da cuenta de que el juego, en realidad, nunca terminó…

Todos tenemos secretos. Todos somos culpables de algo. Y los niños no son siempre tan inocentes como parecen.

“Lectura obligada. No podrás soltar esta maravillosa novela que te mantendrá despierto toda la noche. Un thriller intrigante que te sorprenderá en varias ocasiones y te hará recordar al maestro Stephen King”. –Daily Express

 

Mi reseña 🙂

 

Ya tenía algo de tiempo que no llegaba a mis manos un thriller que encajara tanto con lo que a  mí me gusta, así que desde la primera página ya no podía soltarlo.

El libro está escrito en pasado y en presente, cuando Eddie, nuestro protagonista y narrador es un niño de doce años y cuando es un adulto de 42 años que tiene una vida más caótica que funcional.

El principio es una escena del crimen a partir del cual se irá desenvolviendo toda la historia, que paradójicamente mientras más intentemos desentrañar los misterios de la historia, ésta se torna cada vez más confusa.

La vida de un grupo de cinco niños cambia para siempre a partir de un escandaloso accidente, en la que el nuevo maestro recién llegado al pueblo, el señor Halloran, le salva la vida a la chica de la ola, con la ayuda de Eddie, que estaba casualmente ahí. Ambos fueron la sensación del pueblo durante varias semanas por su manera tan eficiente de actuar en medio del colapso en la feria.

¿Pero quién es este señor tan blanco como la tiza que parece interesarse tanto por la chica que salvó? Muchas especulaciones empiezan a despertar en el pequeño pueblo, sobre todo cuando encuentran el cuerpo de una chica sin cabeza en el bosque que está a un costado del pueblo. Lo encontró el grupo de amigos siguiendo las señales de tiza de un juego que ellos hacían y con el que se comunicaban en clave… Este juego aparentemente inocente se lo enseñó el señor Halloran a Eddie, que posteriormente se lo mostró a su grupo de amigos. ¿Esto es también una casualidad?

Transcurren los años y del pequeño grupo de amigos hay quienes permanecen en el pueblo para siempre, como Ed, y hay quienes salen a hacer su vida fuera de él. La vida continúa.

Sin embargo, un día regresa Mickey, un integrante de su grupo de amigos que estaba teniendo una vida exitosa fuera del pueblo y le pide a Ed su ayuda para escribir un libro sobre el caso del homicidio de la chica que nunca se resolvió. Ed no está muy seguro de querer formar parte de ese plan. Pasan días sin tener noticias de su amigo. Aunque para entonces, Ed recibe una nota anónima: un dibujo hecho con tiza de un hombre ahorcado y una tiza… ¿Quién es el autor de esta nota? ¿Ed es el único que la ha recibido?  ¿Quién está tan decidido a seguir perturbándolo de esta manera?

Este libro puede hacernos recordar un poco a “It” de Stephen King, que también está narrado en distintos tiempos y en el que los protagonistas empiezan siendo niños y el misterio continúa hasta que ellos son adultos obligándolos a reunirse de nuevo y a desconfiar de todo y de todos.

Podría decir de esta novela, sin temor a equivocarme, que es el mejor thriller que leí en todo el confinamiento, emocionante, misterioso, sentía que me volvía loca porque todo se tornaba cada vez más confuso en vez de que se tomara sentido… Me atrapó y el final sí que estuvo a la altura de toda la historia.

Si eres de los lectores exigentes que buscan buenos thrillers, entonces “El hombre de tiza” es un título que no te puedes perder.

Consíguelo en Bookworm Los Cabos.

 

“El problema es que uno no puede elegir sus verdades. La verdad tiene la tozuda costumbre de ser simplemente la verdad. Nuestras opciones reales se reducen a creer en ella o no”.