LA ECUACIÓN DEL AMOR

-Helen Hoang

 

 

“Con cada aliento que tomaba, su dulce olor le llegaba adentro, colmándolo. Lo necesitaba. La necesitaba”.

 

Sinopsis del libro:

Stella Lane cree que las matemáticas son lo único que funciona en el universo. Utiliza algoritmos para predecir compras, un trabajo que le ha proporcionado más dinero del que sabe gastar y menos experiencia en relaciones amorosas que la media de cualquier treintañera. No le ayuda tener Asperger y que besar le recuerde a un pez piloto limpiando los dientes de un tiburón. Por eso contrata al despampanante gigoló Michael Phan. Mitad sueco, mitad vietnamita, Michael no puede rechazar la oferta de Stella y accede a ayudarla y rellenar todas las casillas de su plan de lecciones amorosas, desde la seducción previa hasta más allá de la postura del misionero… Stella no solo aprende a apreciar los besos de Michael sino a anhelar el resto de sensaciones que le provoca. Pronto ese recuerdo sin sentido empieza a tenerlo y el patrón que Stella descubre la convence de que el amor es la mejor clase de lógica.

 

Mi reseña 🙂

 

Continuamos con nuestro tercer libro del especial de San Valentín en el blog ♥ Además mañana es el día internacional del Asperger, así que tomando en cuenta estos dos puntos, tengo, como siempre, el libro perfecto para hoy J

Se trata de “La ecuación de amor” del género new adult, una novela romántica, divertida y suuuuuuuper sexy!

La protagonista es Stella, una econometrista de treinta y pocos años con síndrome de Asperger. Su mamá la presiona demasiado para que tenga una pareja, tema que no le despierta interés pero como le gusta complacer a su mamá empieza una cuarta búsqueda de un sujeto ya no maravilloso, sino por lo menos medianamente aceptable.

Stella, consciente de sus escasas habilidades sociales (sobre todo para buscar pareja) decide contratar a un acompañante para que le enseñe cómo deberían ser unas relaciones sexuales placenteras y no desastrosas como las pocas que ella ha mantenido.

Así que en una app contrata los servicios de un sujeto, Michael, que le parece atractivo, de rasgos orientales y ladeada e irresistible sonrisa. Con lo que no contaba Stella, (ni tampoco Michael) era la química y la chispa que se despertaría entre ambos. Pero saben que esta conexión es peligrosa, pues su vínculo es meramente “didáctico” para Stella. Sin mencionar que ambos esconden secretos… Ella está decidida a no revelarle a Michael que tiene Asperger porque piensa que la tratará diferente si lo llega a saber. Y él, bueno, ¿por qué se dedica a acompañar mujeres si es joven, atractivo y tiene un ilimitado talento para diseñar ropa? Debe haber una razón que le haya llevado a tomar una decisión como esa…

Así, casi sin poder evitarlo, su relación evoluciona y aunque él tiene la regla de no coincidir más de una vez con una clienta, decide “orientar” a Stella por más tiempo, porque quiere ayudarla, aunque nota algo diferente en ella. En el fondo no sé a quién quieren engañar porque son pretextos que ambos ponen para compartir más tiempo juntos.

A Stella le cuesta entender cómo es que no solo tolera, sino que disfruta y busca el contacto físico de Michael (porque no lo suele disfrutar con nadie), le enternece (y a mí también) la manera en la que él, aunque no la entiende, tampoco la juzga y simplemente la acepta, busca protegerla y no haría nada para lastimarla, es sexy pero también tierno, suave, dulce, cálido. La derrite.

Después de muchos días y noches juntos, algunos mágicos y otros desastrosos, deben tomar cada uno por su cuenta una decisión importante ¿qué rumbo deberían tomar ahora? ¿De verdad tienen que separarse aunque ambos desean permanecer juntos? ¿Deberían contarse sus respectivas verdades? ¿Y si el otro al saberlo se aleja?

La autora, Helen Hoang, tiene síndrome de Asperger y su experiencia la llevo a escribir esta novela, en la que escribe con detalle cómo es la vida, la rutina, los pensamientos, la ansiedad y la sensibilidad de una persona con ésta condición de la que creo que todos hemos escuchado pero que quizá no sabemos tanto.

Me encantan las novelas divertidas, dulces y románticas porque siento que son perfectas para despejarte, para reducir y olvidar por un rato el estrés y las preocupaciones del día a día mientras te envuelve una historia que te hace reír, estremecer y emocionar. Es raro que yo tenga humor de leer una novela erótica pero esta la disfruté y tiene muchos, muchos aciertos. Es muy original.

Abrir este libro es como acercarle una cerilla a una caja con fuegos artificiales: chispas, calor y energía por todas partes. Te enamorarás de esta historia y sus protagonistas 🙂  

 

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Necesitaba que le sedujeran la mente al mismo tiempo que el cuerpo”

 

0 comentarios