LA PSICÓLOGA

-Helene Flood

 

“Todos deseamos ser amados y respetados, es algo humano. Pero aún peor que ser odiado, es no ser visto”.

 

Sinopsis del libro:

Ni la verdad es tan obvia, ni la mente tan poderosa.

Una mañana, después de dejarle un mensaje en la contestadora, el marido de Sara desaparece sin dejar rastro. Ella creía que Sigurd había salido con unos amigos, pero ellos tampoco saben dónde está.

Para Sara, Sigurd miente; para la policía, la experiencia de Sara como psicóloga la convierte en sospechosa. Pero, cuando los detectives descubren que la vida de Sara está siendo vigilada mediante cámaras y micrófonos ocultos, se dan cuenta de que ni la verdad es tan obvia ni la mente tan poderosa.

 

 

Mi reseña 🙂

 

Yo ya no tenía paciencia para que por fin llegara a México éste thriller tan esperado que hasta hace poco estaba disponible en español únicamente en España, así que en cuánto por fin cayó en mis manos me dejé envolver por esta intrigante historia. Me despertaba mucha curiosidad el que Helene Flood, la autora del libro, sea psicóloga y que la historia estuviera protagonizada por una, como yo nunca había leído algo así y tenía tantos elementos a los que me siento irresistiblemente atraída, ya tenía puestas en esta lectura grandes expectativas ante lo que pudiera encontrar en este debut.  

“La psicóloga” es una novela de misterio escrita en primera persona, protagonizada por Sara, una psicóloga que vive en Noruega con su esposo Sigurd, un arquitecto con quien está intentando remodelar una vieja casa familiar para comenzar su vida en pareja, hasta que una mañana  se despide de ella muy temprano porque supuestamente pasaría el fin de semana con sus amigos en una cabaña, y, tras dejar un extraño mensaje en la contestadora unas horas después, Sigurd desaparece dejando un enigmático rastro…

En la noche, los amigos con los que su esposo dijo que pasaría el fin de semana, se comunican con ella para pedirle noticias de Sigurd, pues no habían sabido nada de él en todo el día, y es cuando los focos rojos de Sara se encienden percatándose de que algo no encaja. ¿Por qué Sigurd desaparecería así? Era obvio que su esposo había mentido, ¿Por qué lo hizo? ¿Su matrimonio de verdad marchaba tan bien como ella quería creer? ¿Quién habría querido hacerle daño?

Sara intenta convencerse de que no debe entrar en pánico y que seguramente hay una explicación razonable, pero por si las dudas decide llamar a la policía, que después del tiempo establecido por el protocolo inician una investigación por la desaparición de Sigurd…

El responsable de este caso es un detective muy perspicaz en el que Sara piensa que se esconde un psicoanalista experimentado y lo considera capaz de resolver el misterio. El problema es que Sara, al ser su esposa y además psicóloga, es su principal sospechosa.

Sara empieza a detectar que por la noche entra un intruso a su casa y decide que le instalen cámaras de seguridad en su vivienda para  sentirse por lo menos un poco a salvo, pero lo que encuentran deja a Sara sin palabras: Hay varias cámaras escondidas en varios puntos de su casa, incluida su habitación, y no tienen ni idea desde cuando han estado ahí. ¿Quién pudo haber sido? ¿Estará esto relacionado con la desaparición de Sigurd?

La trama gira mucho en torno a los pensamientos y emociones de Sara con respecto a los acontecimientos, siente que su memoria y sus sentidos la traicionan, no está segura de hasta dónde lo que percibe es real o no, dada la sensibilidad, incertidumbre y presión a la que está siendo sometida. Esto me gustó mucho, ahí es más que evidente que la historia está escrita por una psicóloga.

 El final prometía ser lo mejor de este libro y no decepcionó. Me tomó por sorpresa y me dejó helada e inquieta. En mi opinión  uno de los retos más grandes de los autores de thriller es ofrecer un final inesperado que esté a la altura de toda la historia, y Helen Flood se llevó un diez con ese final J

 Si eres un seguidor de las novelas de misterio, este es un thriller que no podrá soltar. O mejor dicho, él no podrá soltarte a ti…

 

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Se puede aprender mucho de sentarse en la oscuridad y observar el mundo. Creo que es esencial. Solo hay que intentar salir de la oscuridad después, no permanecer en ella”

 

 

0 comentarios

Compartir