ESA SENCILLA PALABRA

-Cath Crowley

 

“Somos los libros que hemos leído y las cosas que queremos”

 

Sinopsis del libro:

Rachel y Henry son amigos desde siempre. Juntos han compartido lecturas y confidencias durante horas en la librería de la familia de él, la maravillosa Hawling Books, en cuyas estanterías habitan las más hermosas historias. Pero Rachel quiere algo más, y no sabe cómo decirlo… Para colmo, Henry está locamente enamorado de alguien que no le conviene.

Parecería una historia común, una de tantas que suceden a nuestro alrededor, si no fuera por esa carta que Rachel escribió antes de marcharse… Una carta de amor a Henry, escondida dentro de un libro para que él la encontrara.

Pero el azar es caprichoso y la suerte complicada: sus vidas darán un giro imprevisto y el destino de esta carta seguirá un rumbo inesperado, uniendo sus vidas de manera inquebrantable.

“No solo leí este libro. Lo viví”.- Jennifer Niven, autora de Violet y Finch

“Esta es una carta de amor a los libros, a las librerías, al mar, a enamorarse y a descubrir tu camino”.- Bookseller Publisher

 

Mi reseña 🙂

 

Bien, para nadie es un secreto que en este blog sentimos una gran debilidad por los libros que hablan de libros, así que este título me pareció absolutamente irresistible desde que vi el diseño de la portada, que es muy coherente con la historia.

Rachel y Henry son mejores amigos desde que son pequeños y una de las cosas que les une es el amor que sienten por los buenos libros, que pueden leer y comentar por horas y horas en la librería de segunda mano que tiene la familia de él. Pero conforme pasa el tiempo, los sentimientos de Rachel van evolucionando y se enamora de Henry, aunque él nunca muestra el menor atisbo de interés hacia ella, porque solo la ve como su mejor amiga y está muy ocupado intentando convencer a la novia que tiene y que le abandona cada poco tiempo, que él si es merecedor de su amor y de su compañía.

Rachel decide hacer el último intento y dejar una carta a Henry declarándole su amor justo un día antes de que ella y su familia se trasladen a otra ciudad. Pero su carta nunca obtiene respuesta y Rachel asume que él leyó su carta y que simplemente decidió ignorarla, aunque esto no ocurrió precisamente así…

Por lo que durante los tres años que ella vivió en otra ciudad, nunca contestó ni una sola de las cartas, ni llamadas, ni mensajes, ni correos electrónicas que el confundido Henry le mandaba, ya que él no entendía porque ella decidió cortar la comunicación de tajo.

En ese tiempo, Rachel y su familia están atravesando una temporada difícil por el duelo de la muerte de su hermano, que murió ahogado en el lugar que más significado tenía para él: el mar. La familia no encuentra la forma de regresar a la normalidad, el dolor les supera y sienten que no pueden volver a ser los mismos. Rachel ya no se interesa en seguir estudiando así que su tía decide hacer algo al respecto en un desesperado intento de sacarla de donde está y regresarla con ella a la ciudad en la que vivía antes.

Rachel no se siente muy convencida pero regresa, mostrando mucha resistencia para interactuar con los demás porque no quiere compartir con nadie la noticia de que su hermano Cal murió, pero el destino la lleva a aceptar un empleo en la librería de la familia de Henry, que además está atravesando problemas económicos y están considerando venderla…

Henry intenta encontrar la forma de atravesar las grandes barreras que Rachel sigue poniendo en ellos, quizá lo consiga, si es que el dolor que siente ella no es más fuerte que las calladas emociones que siguen albergándose en su interior, aunque ella se niegue a reconocerlo…

Me encantó este libro porque pone el acento en el impacto que pueden llegar a tener las palabras y la literatura en nuestras vidas,  cómo en los libros encontramos refugio y pueden llegarnos a entender como nadie puede hacerlo, con esa manera a veces sutil y en otras ocasiones agresiva de reflejar lo que sentimos y que muchas veces no somos capaces de explicar, de ordenar o de verbalizar. Esa modo tan peculiar que tienen de acompañarnos y ese poder de decirnos lo que necesitamos escuchar sin que nadie pueda detenerlos…

Así que si eres lector de novelas juveniles y la lectura es importante en tu vida, te aseguro que este es un libro que disfrutarás muchísimo. Está escrito por una de esas autoras que aunque no son muy famosas, vale completamente la pena darles  la oportunidad.

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Un sabio una vez dijo que para ser fuerte no es necesario levantar mucho peso. Con levantar el tuyo cada vez que te caigas es suficiente”

 

 

 

 

 

0 comentarios

Compartir