Facebook

 

EL JARDÍN DE LAS MARIPOSAS

-Dot Hutchison 

 

“El jardinero era un hombre que amaba reírse y no encontraba suficientes razones para hacerlo tanto como le gustaría, por eso le encantaba que surgiera la oportunidad. Quería más alegría en la vida de la que podía encontrar”

 

Este libro que se ha convertido en un éxito de ventas es un thriller intenso que te tiene en la orilla del lugar donde estas sentado y  te deja pensando un largo tiempo después de haber concluido con él. Es la primera entrega de una saga llamada “El coleccionista” .

“El jardín de las mariposas”  comienza de forma poco confusa en una sala de interrogatorio en el FBI con los agentes especiales Víctor Hanoverian y Brandon Eddison, quienes están entrevistando (o, mejor dicho, arrebatando información) a Maya, , una de las chicas sobrevivientes del jardín, y que por alguna misteriosa razón parece no querer revelar los enigmas del que la acaban de rescatar a ella y al resto de las chicas, razón por la que despierta la sospecha entre los agentes de ser posible cómplice de los numerosos delitos ocurridos en el lugar habitado por otras chicas que, al igual que Maya, fueron secuestradas. Tras entrar en confianza y de sentir que ella tiene un poco de control de la situación cada vez que les es posible, comparte con lujo de detalles las torcidas experiencias que les hizo vivir el jardinero a ella y a las demás.

Vivían en el Jardín, un espacio enorme y hermoso que estaba oculto dentro de otro jardín mas grande, siendo  mantenido por capricho de  un millonario excéntrico y sociópata que está obsesionado con disfrutar y explotar sexualmente a las chicas que secuestra (de entre 16 y 17 años)  y después preserva sus cuerpos de una manera muy peculiar ya que las chicas llegan a cierta edad (porque, como él dice, los seres hermosos, como las mariposas, viven por poco tiempo).

Cuando una chica nueva llega al lugar, el jardinero trabaja en un laborioso y hermoso tatuaje que abarca toda su espalda, (da unos detalles tan específicos que prácticamente puedes ver ese hermoso y terrible tatuaje plasmado  cada una de sus espaldas) dibujando una mariposa que contrasta con el color de su piel y sus características físicas, al finalizar el tatuaje, para concluir con su especie de ritual de iniciación, les da una perturbadora bienvenida y les pone un nuevo nombre, el cual les pertenecerá durante toda su estadía en el jardín, hasta el día en que su belleza sea inmortalizada en unos breves años, y posterior a eso, llegaría una nueva chica. En el jardín permanecían alrededor de 20 mariposas (como las llamaba el jardinero)  y algo que a algunas les inquietaba y que a otras les daba esperanza, era el mito de que una vez una mariposa escapó, pero nadie podía confirmar la veracidad de éste dato. Por la cantidad de mariposas inmortalizadas que había en los pasillos, calculaban que el jardinero llevaba alrededor de 30 años secuestrando chicas.

Maya también habla de su difícil e invisible vida antes del jardín, cuando trabajaba en un restaurante y alquilaba un departamento con otras 7 chicas, y siempre se expresa ampliamente sobre cómo se sentía en el jardín, hablaba de las otras mariposas y explicaba como era el jardinero, un hombre de alrededor de 50 años, atractivo de ojos verdes, les daba una habitación a cada una, cuidaba mucho su alimentación y aunque sea muy retorcido, se preocupaba genuinamente por  todas ellas y les daba lo que ellas pedían, con tal de verlas felices. Las cosas que les proveía dependían de la personalidad y preferencias de cada una (y claro, de su buena conducta, había beneficios que debían de irse ganando) desde arcilla para crear figurillas, papel para hacer figuras de origami hasta libros e instrumentos musicales.

Pero como si la situación no fuera lo suficientemente terrible, se suma Avery, quien es el hijo mayor del Jardinero y también las viola pero es extremadamente despiadado, las lastima con toda la intención y llegó a matar a varias de ellas, tenía incluso un espacio exclusivo donde las torturaba y te hace odiar ver cómo ese infeliz disfrutaba hacerles daño.

La situación toma un giro inesperado cuando se involucra Desmond, el hijo menor del jardinero, un estudiante de psicología que no sabía de la existencia del jardín  y lo descubrió solo porque quería curiosear en el lugar donde su padre pasaba parte del tiempo la mayoría de los días, así que el jardinero se vio en la necesidad de explicarle a medias que era ese espacio, aunque Desmond fue descubriendo las terribles verdades que su padre intentaba ocultarle. A las  mariposas les agradaba porque no las violaba ni tenía la intención de lastimarlas, así que comenzó a pasar parte de su tiempo en el jardín y a involucrarse con Maya, siempre en el debate interno y moral de permanecer callado y ser cómplice de estos crímenes, porque él ya lo sabía todo, o de ser valiente e ir con la policía y decir la verdad de todo lo que estaba ocurriendo en ese lugar, aunque esto significaba perder el orgullo de su padre, lastimar a su madre y manchar su apellido (como si la vida de tantas chicas valiera menos que un apellido y una reputación) así que permaneció callado por una considerable cantidad de tiempo.

Hasta que…

Se presentó una situación que hasta en un contexto como ese era increíble y repulsivo y se sale del control de todos…

Y el final… Bueno, eso lo tendrás que descubrir tu porque está increíble, un giro totalmente inesperado que no lograrás ver venir 🙂

Una de las características que disfruté mucho del libro, es que Maya habla mucho de su sentir, lo que me hizo fácil sumergirme en la lectura y empatizar con ella porque de alguna manera consigue que te pongas en su lugar y experimentes la sensación de horror, de impotencia y de incredulidad, y, curiosamente, a la vez de insensibilidad, puesto que la desesperación, la tristeza y la impotencia se vivían todos los días en el jardín, por lo que se convirtieron en las emociones más normales.

Me hizo pensar que las situaciones difíciles y dolorosas dentro y fuera del jardín le fueron creando a Maya una coraza que la defendían de un mundo en el que ella no podía confiar, pero esto la hizo volverse más valiente, la convirtió en una especie de líder de las mariposas, era  particularmente observadora y sensible, en la que de manera inconsciente le encontraba un sentido profundo a incluso los detalles aparentemente más banales y triviales.

Es un libro lleno de tensión constante que te dejará con ganas de más, lo recomiendo ampliamente 😉

Y, por cierto, acaba de salir la segunda parte de esta saga, llamada “Las rosas de mayo”,  ¡Y ya la tenemos disponible!

«LOS REGALOS QUE DAMOS DICEN TANTO DE NOSOTROS COMO LOS REGALOS QUE RECIBIMOS Y CONSERVAMOS. ¿SON LAS COSAS LO IMPORTANTE O ES LA GENTE…? 

¡Consigue ambos títulos en Bookworm Los Cabos!

 

 

1 Comentario

  1. Excelente reseña muy interesante me despertó curiosidad el hijo menor del jardinero

Facebook