fbpx

 

LA LECCIÓN DE AUGUST

-R.J. PALACIO

 

“Creo que la única razón por la que no soy normal, es porque nadie me ve como alguien normal”

 

Sinopsis del libro:

“Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo”- Auggie

Su cara lo hace distinto y él sólo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza agachada y el fleco tratando en vano de esconder su rostro, pero, aún así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, en compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.

Este año todo va a cambiar, porque va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

 

Mi reseña 🙂

 

¡Con éste libro empezamos nuestro especial de libros para niños en el blog! Ya sé que estamos a mediados de abril, pero eso no nos impedirá ofrecer 4 reseñas para este mes del niño. Y tendremos uno muy especial para el día del libro ♥

Leí Wonder, o “La lección de August” hace varios años movida por la curiosidad del revuelo que despertaba en todas partes, por las generosas críticas que hacían sobre esta historia y, sobretodo, porque tenía bastante tiempo que no sentía interés por un libro infantil y comprobé, una vez más, que nunca somos demasiado grandes para volver a ellos.

La historia está narrada en primera persona por August, Auggie para sus más cercanos. Un niño de diez años con una condición llamada síndrome de Treacher Collins, un trastorno genético caracterizado por malformaciones craneofaciales, que le da un aspecto muy diferente al de los demás niños. Diferente. Todos los que están alrededor de August, sobretodo su familia que intenta protegerlo,  insisten en que no es diferente, pero en el fondo siempre lo tratan como si lo fuera. Pero Auggie  no se siente así, cree que él es la única persona en el mundo que se da cuenta de lo normal que es. Porque aún cuando su aspecto es distinto, él es como los demás niños: le gusta comer helado, andar en bici, jugar béisbol y Xbox. Pero al parecer estos no son motivos suficientes para que te traten como a cualquier otro niño, ni es suficiente para evitar las burlas, las miradas extrañas y que los niños no se vayan corriendo de los columpios cuando te ven llegar.

A pesar de todo, Auggie es un niño que lo llega a tomar incluso con humor y no se toma demasiado en serio las conductas hirientes de los demás, comprensibles en los niños más pequeños, como dice Auggie, e injustificables en los niños grandes y los adultos, porque ellos sí saben lo que hacen y dicen. Quizá también no prestaba atención al entorno hostil porque no estaba tan expuesto, hasta el momento en el que sus padres deciden que debe dejar de tomar clases en casa y empezar a ir a la escuela…

Auggie no solamente tiene que lidiar con las dificultades por las que pasan todos los niños que implica una nueva escuela, sino que también a la crueldad de sus compañeros e incluso las faltas de respeto que reflejan la ignorancia de algunos padres de familia, pero nadie cuenta con la lección que Auggie les dará a cada uno de ellos.

 

Si bien es una lectura destinada para el público infantil/juvenil, es un poco extenso, tiene poco más de 400 páginas pero me parece una gran alternativa para niños más experimentados en la lectura que buscan aumentar el número de páginas de los libros que leen, también para un lector principiante me parece adecuado para iniciarse con libros más extensos.

Es una lectura amena y ligerita. Pero a la vez toca temas profundos y delicados. Habla de resiliencia, lucha en momentos difíciles en la vida, discriminación, empatía, amabilidad y confianza. Me encanta el equilibrio del libro, porque es ágil, divertido, lees muchas páginas en poco tiempo y a la vez te detienes a reflexionar… La lectura te lleva a una dinámica interior interesante.

Poco después de que leí Wonder vi la película y aunque la estaban acogiendo en general con buena aceptación, a mí me decepcionó, le modificaron elementos importantes de la historia y me dejó más indiferente que conmovida. Pero cuando terminé de leer el libro imaginaba que algo así pasaría: difícilmente la película podía estar a la altura de un libro tan bonito.

Hay una versión para niños de este libro que se llama “Wonder, todos somos únicos” que ofrece la esencia del libro a los más pequeños, contando la historia de Auggie ilustrada y me parece perfecto para fomentar, platicar y practicar empatía entre los niños pequeños, porque erradicar el bullying empieza desde la infancia y es responsabilidad de todos.

Este libro te invita a hacer conciencia de tus palabras y de tus acciones hacia quienes son diferentes, y a preguntarnos si a veces nuestros privilegios nublan nuestra capacidad de ser empáticos.

Tiene unas frases súper bonitas y personajes memorables que te conmoverán y te harán restaurar tu fe en la humanidad ♥

Consíguelo en Bookworm Los Cabos

 

“Las cosas que hacemos duran más que nuestras vidas”

 

 

 

0 comentarios