fbpx

 

HACIA LA BELLEZA

-David Foenkinos

 

“No me parece que uno pueda crear sin expresar aquello que es”

 

Sinopsis del libro

“El absurdo es siempre vecino del deseo”

La nueva novela del autor que conquistó a cuatro millones de lectores y 15 premios literarios.

Antoine Duris es un prestigioso profesor en al Escuela de Bellas Artes de Lyon. De un día para otro, sin embargo, lo deja todo para convertirse en vigilante de la sala que alberca el retrato de Jeanne Hébuterne de Modigliani.

Mathilde, su jefa y directora del Museo de Orsay, se encuentra ten perpleja como atraída por su extraña personalidad y el enigma de su vida. Algo terrible le ha sucedido, pero ¿qué? De momento, para alivio de su pena, Antoine solo ha encontrado un remedio: dirigirse hacia la belleza.

Con ecos de “La delicadeza”, la comedia romántica que lo consagró entre los lectores, y también de la extraordinaria proeza literaria de “Charlotte”, ganadora del premio Renaudot y del Goncourt del Lycéens, “Hacia la belleza” es una novela luminosa y al mismo tiempo oscura, un estudio de las relaciones amorosas lleno de humor y filosofía, que nos invita a acercarnos, nosotros también, a la belleza.

“Me gusta mucho Foenkinos porque se sale de lo convencional y es capaz de reinventarse a sí mismo con cada libro”.-Joel Dicker

 

Mi reseña 🙂

 

Hay libros cuyos títulos y portadas son tan sugerentes que me parecen irresistiblemente atractivos y, aún sin conocer nada del autor ni del género que escribe, sé que tarde o temprano los voy a leer. Eso me pasó con “Hacia la belleza”.

Esta breve novela está ambientada en un famoso Museo de Francia, en el que un profesor renuncia a todo para dedicarse a ser vigilante de una de sus salas. ¿Qué le habrá llevado a tomar una decisión tan drástica como esa? A nadie le dio explicación alguna, incluso al mismo Museo le pareció inusual, tomando en cuenta su currículum, que dejaba en evidencia que el profesor Antoine era una persona preparada, por lo que aspirar a un puesto como ese era incongruente.

Mathilde, su jefa, le daba cierta desconfianza esto, pero aún sin conocerlo se daba cuenta de que él era un misterio y que había pasado por algo terrible que no compartía con nadie. También tenía algo difícil de definir que le daba un aire interesante y atractivo, hasta eso era un enigma.

Después de una propuesta descolocante, Mathilde se debate entre seguir a este sujeto y desentrañar el misterio que lo envolvía, o seguir en su monótona, segura, pero aburrida vida, en la que se permitía pocos placeres para sí misma…

Cuando empiezas a leer “Hacia la belleza”, es difícil imaginar a dónde te llevará. Pero puedo decir que definitivamente su final no tiene nada que ver con el comienzo, te lleva a situaciones indignantes que te toman por sorpresa, haciendo que las decisiones y personalidad retraída del profesor tengan sentido.

Toca temas que pueden ser incómodos y demuestra que el entorno a veces sí juega un papel determinante (o por lo menos muy influyente) en la vida de una persona y en decisiones para las que, en muchas ocasiones, no hay retorno.

El autor tiene un estilo interesante, en el que en pocas palabras te lleva a una espiral profunda de un mundo emocional complejo doloroso, y te recuerda que tienes que voltear a ver con frecuencia a los demás, a los que quieres y no ignorar los focos rojos que a veces pasan desapercibidos o a los que se les resta importancia, porque la ignorancia o la omisión a estas puede tener consecuencias catastróficas.

Me gustó mucho la forma en la que habla de la belleza, y la forma en la que nos refugiamos en ella en alguna de sus variantes. En este caso, el arte de la pintura. Aunque pienso que la belleza está en todas partes y cada quién se identifica con alguna de sus numerosas manifestaciones: la naturaleza, la música, la danza, las historias, la escritura, la lectura… Y, a veces, es lo único que puede entendernos, acompañarnos, cobijarnos y, en última instancia, salvarnos.

Estoy segura de que la brevedad, belleza e intensidad de esta novela no te dejará indiferente.

Encuéntralo en Bookworm Los Cabos

 

 

“Tenía que reconstruirse no sellando las grietas, sino levantando cimientos nuevos”

 

 

 

 

 

 

0 comentarios